09 UN CENTENARIO EQUIVOCADO (NOSTRA FESTA)

Todavía nadie es capaz de explicarse que debió ocurrir para que en 1960 los cordoneros se dejasenarrastrar por algo que iba en contrade su propia historia. AI realizarunas obras en su local de la calle San Mateo 70, apareció tras algunos cascotes una «mágica» inscripcióncon una no menos «mágica» fecha, la de 1860. La interpretacióncomo cita centenaria no fue meditada y la ilusión, la fiebre festera, empujo a que los cordoneros organizaran una escuadra especial conmemorativa que fue autorizada por la propia Asociación, aunque quizá pronto todos salieron de su error y así en el mismo Programa de Fiestas de 1960 aparece una extraña pagina con tres fotografías retrospectivas de la fila Cordón, sin mas explicaciones, y en las que a modo de pie fotográfico va se hace referencia a Antonio Cordón como capitánen 1840 y primer tro en 1843, pero el gasto y el entusiasmo ya eran irreversibles y lo que fue «un centenario equivocado» se convirtió en una innovación, en un acto pionero más protagonizado por los cordoneros y así se incorporo al esquema de las Entradas «la escuadra del Mig», como fruto del esfuerzo y la ilusión de la familia cordonera.

Escuadra de un Centenario equivocado que propicio la aparición de la actual Escuadra del Mig
Escuadra de un Centenario equivocado que propicio la aparición de la actual Escuadra del Mig

Y llegamos a una nueva edición de cargos cordoneros. Y citemos en primer lugar las singularidades de las fiestas de 1964, año de alferecía desempeñada por Juan Domínguez Morales. Para empezar y por recomendación oficial se sustituye el Himno Nacional por el de Fiestas en los momentos cumbre de la trilogía, y la lotería le regala al numero de los cordoneros 750.000 pesetas. Figuraban 81 socios, pero a las Fiestas salen 50 cordoneros, citando las actas que «ha sido el año de mayor numero de participantes». Tres carrozas con tres grandes elefantes desfilaron en el boato del alférez, Juan Domínguez, veteranísimo festero para quien la edad no fue un obstáculo en ningún momento. El ejercicio económico presenta un déficit de once mil pesetas, pero no hay decepción sino una gran satisfacción en el seno de la fila por el resultado, los elogios recibidos y la brillantez que ha girado alrededor del cargo. El coste de la banda se ha disparado ya y va por las 25.000 pesetas.

Francisco Jordá Esteve es quien representa como capitán a los cordoneros en 1965, con una entrada de moros inolvidable que marco época en cuanto a su organización, colorido, espectacularidad y ritmo. La memoria festera (de la fila se inicia así: «Podemos vanagloriarnos la comparsa y sus socios porque hemos marcado un hito en la historia festera de nuestro pueblo, y no lo decimos nosotros, parte interesada sino que lo pregonan a los cuatro vientos todo Alcoy, toda la critica … » Cuatro artísticas sombrillas arropaban al capitán, con diez servidores adornados de plumeros multicolores; tres palanquines con rodelas, una carroza intitulada «pavo real»; Lucas Guerrero encarnando a un santón; una gran carroza; tres bandas de música, una perfecta y armónica escuadra de esclavos … algo realmente difícil de olvidar.

EI siete de noviembre de 1965 hay asamblea extraordinaria de fila. Se participa a los cordoneros la propuesta de nuevo reglamento para la Asociación de San Jorge, haciendo un llamamiento para presentar, si caben, sugerencias. En esta a reunión se acuerda también nombrar ·«primer tro de honor» a Luis Hernández López, en reconocimiento de la desinteresada colaboración prestada en el año de capitán «que hizo posible salir adelante el difícil año de cargo». Con tal motivo se prepara una cena homenaje en la que además se entregan pergaminos a otros hombres que colaboraron para hacer posible la brillantez del cargo: Juan Pérez Aura, Ángel Campos, Francisco Jordá (capitán) y Miguel García.

En 1969 la fila Cordón ha dado un importante paso hacia delante en todos los sentidos. Hay obras de reforma en el local, se cuenta ‘nada menos que con 125 socios y el superávit se encuentra en 33.000 pesetas. Se trata de un contundente reflejo de las condiciones socio económicas que vive la ciudad. Ángel Campos Vilaplana dona a la fila una imagen de San Jorge, obra del entrañable Peresejo.

 En 1971 hay motivo de especial satisfacción para los cordoneros ya que la «Escuadra del Mig» que protagonizan merece el reconocimiento y los elogios del publico en general, además del premio especial de la Asociación a la «mejor escuadra». Al año siguiente son 53 los festeros activos y entre tres candidatos es elegido primer tro, Julio Gomis Albert bajo cuyo mandato se adquiere el «albergue musical» de EI Camí.

Este año y dentro del carácter pionero de la fila, se instituye un diseño especial para la «mujer cordonera».

Vicente Miralles Climent es el encargado en 1974 de elaborar un reglamento especial de la fila que es aprobado en febrero de 1975. La Asociación de San Jorge felicita a los cordoneros por este reglamento que viene a clarificar muchos aspectos internos, democratizar la vida interna de la entidad y marcar una importante pauta de comportamiento festero, al ser de los primeros en asumir este planteamiento de entre el resto de las filaes,

Etiquetas:  

Deja un comentario