08 CARGOS Y FESTEROS DE LA POSTGUERRA (NOSTRA FESTA)

La lista de socios de 1949 alcanza la cantidad de 69 miembros, estando encabezada por Carlos Belda. En 1950 se llega a los 80 socios y se inician todos los preparativos para los dos anos de cargo que se avecinan. En la junta general de este año se reelige a toda la directiva del año anterior con Juan Torregrosa de primer tro; de cara a la alferecía y capitanía se elige una «comisión artística» formada por los siguientes cordoneros: Bautista Fuster, del ramo del metal; Remigio Lucas, de la madera; Francisco Blasco, pintor y como asesores artísticos los hermanos Roberto y Emilio Valor, delineante y aparejador. En esta junta del siete de mayo es aclamado unánimemente por todos los asistentes Camilo Espí, número once en la lista de socios, para representar a los cordoneros como alférez y capitán los anos 51 y 52.

Tras las fiestas de la alferecía cordonera de 1951 hay una «movida» asamblea con trasfondo económico y problemas de elección de cargos. La creua se dobla y pasa a 50 pesetas y el capitán llega a amenazar con no asumir el cargo si no se mantiene la misma directiva. Como siempre, al final, prima el compañerismo, la camaradería y la fiesta sigue adelante con Juan Torregrosa Soler al frente de la comparsa. Camilo Espí es el capitán cordonero en las Entradas de 1952, con una llovizna que agria los desfiles. Estos también son años de especial significación, siguiendo con la tradición que gira alrededor de los cargos cordoneros. No podemos olvidar que 1951 es el año de Fontilles; la Entrada cristiana experimenta pasar el alférez al final del desfile y se acuerda definitivamente el cambio de itinerario. Los dos años de cargo la fila contrata a la Sociedad Musical Recreativa de Muro de Alcoy, de cuarenta y dos plazas. EI precio ha subido esta fijado en 7.000 pesetas por año. La relación entre cordoneros y banda de Muro fue larga, un total de 22 años consecutivos desfilaron convivieron juntos los miembros de ambas entidades al llegar el abril festero.

La asamblea del 11 de mayo de 1952 vuelve a ser polémica a la hora de la elección de cargos. Juan Torregrosa Soler, ante la insistencia de los socios, sigue de primer tro, pero para el cargo de «cop» se levanta una clara discrepancia que divide en dos a la fila hasta el punto que ha de aplazarse para la semana siguiente la continuación de la asamblea, acudiendo el presidente de la Asociación, señor Coderch, para tranquilizar los ánimos y pedir unión. Los votos eligen al final aEnrique Tomas como cop, quien al año siguiente es elegido primer tro. En estos años se asiste a una renovación casi total de cargos y los«veteranos» van quedando al margen llegando a las responsabilidades de la fila gente nueva, si bien no con ciertas resistencias. En 1955accede al primer cargo cordoneroLucas Guerrero, que será primer tro durante cinco anos.

Del detallado balance económico de 1955 queremos entresacar algunos gastos curiosos: el alquiler del local, ya en la calle San Mateo, aunque en la planta inferior a la ocupada actualmente, es de 302 pesetas mensuales; una «garrafa» de café licor estaba en las 112 pesetas; el contrato de la música es de 6.500 pesetas; se paga una sanción impuesta por la Asociación de 250 pesetas; la habitación del director de la banda cuesta 150 pesetas y el«paelló» del Día del Descans, 346 pesetas.

En la junta de 1957 se da un importante paso de la mano del primer tro, Lucas Guerrero, para la mejor organización interna de la fila, al establecer las responsabilidades concretas de cada directivo y eliminando así el protagonismo central del primer tro. Hay una clara voluntad democratizadora en el reparto de responsabilidades, ratificada, desde hacia ya muchos años, por un estricto respeto a las votaciones, largas y repetidas. Anecdóticamente digamos que ya en estas fechas se habla de «incompatibilidades» y así se le niega cargo directivo al veterano Carlos Belda, por ser el suministrador del café licor a la fila.

Deja un comentario