06 CAPITANIA REPUBLICANA (NOSTRA FESTA)

1930 es año de alferecía para los Cordoneros y después de lo que ya podemos calificar a estas alturas como una tradición, digamos que también fue un año de especial significaci6n histórica, como lo seria el siguiente. En enero de 1930 termina la dictadura de Primo de Rivera con la dimisión del general. El tres de abril la junta directiva de Fiestas aprueba el boceto de la escuadra especial que los cordoneros proponen en su año de alferecía. Pero el grato y satisfactoria sabor que dejo este año para los cordoneros, se tomo pocos días después de fiestas en un agrio suceso. El cuatro de mayo se celebra junta general y ya en el punto referido a las cuentas un tal Rafael Rodes se pronuncia en contra solicitando las facturas del café consumido; posteriormente el mismo señor solicita que se le incluya en la lista de «creua» ofreciendo las cinco pesetas correspondientes, pero la directiva cordonera se opone «porque tenia motivos para ello».

Miguel Valor Capitán 1931

Miguel Valor Capitán 1931, al fondo podemos ver a Roberto Valor como cabo batidor.

Se produce entonces un duro enfrentamiento verbal con amagos de «sacar la navaja» y es necesaria la intervenci6n de todos para evitar lo peor. Rafael Rodes abandona el local y con él marchan Ricardo Belda -el ex-primer tro y festero inadmitido- y Miguel Gisbert, quien durante varios años fue «segundo tro». EI domingo siguiente vuelve a haber junta general a la que asiste el presidente de la Asociación de San Jorge, Camilo Badía, acompañado de dos directivos mas ofreciéndoseles el acta de la sesión anterior que como dato fehaciente de su contenido lleva la firma de 19 cordoneros: Emilio Bosch, Rosendo Soler, Manuel Carbonell, Antonio Sempere, Francisco Domenech, Carlos Belda, José Segura, Francisco Miralles, Antonio Munera, José Serra,Miguel Valor, Enrique Esteve, Álvaro Carbonell, Miguel Reig, Francisco Seguí, José Figuerola, Francisco Agulló, Emilio Verdú y Santiago Barbera.

 Con el consentimiento del presidente Badía se acuerda que a los tres «causantes del escándalo» se les prohíba la entrada en la fila y se advierte al conserje que debe despedirlos del local si se presentasen «aun con amistad particular».

 Y llegamos a ese difícil 1931 con el que la fila Cordón tuvo que enfrentarse a la capitanía del bando moro. EI 14 de abril, una semana antes de nuestras Fiestas, se proclamaba la República en España, y Miguel Valor Peidro era el cordonero que tenia que asumir la capitanía de la media luna en tales circunstancias, entre polémicas religiosas, diferencias políticas y un estado social a punto de estallar.

 Tras las fiestas, el tres de mayo hay junta general y amplia renovación de cargos. Carlos Belda es elegido «primer tro», ocupando el segundo y tercer puesto en la directiva, Miguel Valor, que había sido capitán la semana anterior, y Rosendo Soler. Como vocales están Emilio Bosch y José Serra y como secretario el veterano Manuel Carbonell, quien desempeño este importante cargo en la fila Cordón a lo largo de mas de diez anos y quizá sea precisamente su labor, ese libro escrito año tras año, el que ahora nos permite ir recogiendo todos estos pequeños datos de la «intra historia» cordonera.

La nueva junta de este mayo republicano 1o primero que hace constar en el libro de actas es un detallado inventario de todas las propiedades de la fila. El momento social y político aconsejaba que todo estuviese claro. La lista es minuciosa y larga, cuantificándose las propiedades de la comparsa en 3.335 pesetas de aquel 1931 .

Los años de la República van transcurriendo con todo el conflicto que se suscito alrededor de las Fiestas, si bien las actas de la fila no reflejan, en absoluto, ese ambiente especial. En 1932 sigue Carlos Belda de primer tro y se incorporan a la directiva nuevos nombres como Ramón Dura y José Espí. Dos novedades presenta la junta directiva elegida este año: el nombramiento de un sargento, Rafael Monblanc, y la de dos envasadores, Emilio Verdú y Lorenzo Botella .

Los envasadores, elemento de control y vigilancia de la calidad del café licor, van a estar presentes en sucesivas directivas. En la junta del 33 se reelige a Carlos Belda Girones y ahora es sargento Santiago Barbera. EI déficit de 1934 llega a las 330’80 pesetas y el conserje de la fila, Ismael Antolí, presenta una serie de reivindicaciones que se le aceptan: «Será considerado como dueño del local en los ratos de recreo y será respetado en la horade cerrar el local, según las ordenes de la directiva». Los siguientes meses han sido buenos económicamente para la fila, ya que en mayo de 1935 el déficit esta en 17 pesetas. Este año hay renovación casi total de directiva cordonera y desaparece, después de muchos años de constante labor, el secretarioManuel Carbonell. La nueva junta de este difícil 1935 estaba formada por Lorenzo Carbonell como primer tro, seguido de Ramón Dura y Jorge Julia; como auxiliares estaban Carlos Belda y José Serra; secretario José Ferri y sargento Ricardo Pérez. EI tres de mayo de 1936, a poco mas de un mes de la fatídica fecha con la que se inicio la rebelión militar, en la fila Cordón hay satisfacción porque por primera vez en muchos años hay beneficios en las cuentas: nada menos que 35 céntimos. Una novedad curiosa hay que señalar en la renovación de cargos y es que el mismo conserje toma parte activa en la directiva «segundo tro».

Deja un comentario